Jueves, 26 2018 Abril

 

Está Unison incorporada a la investigación internacional sobre el origen del Universo

02-Enero-2018

A través del Departamento de Investigación en Física (Difus), la Universidad de Sonora se ha incorporado al proyecto de investigación del gran Colisionador de Hadrones, que busca el origen del Universo, en Ginebra, Suiza, y forma un equipo de investigadores en el área de altas energías.

Javier Alberto Murillo Quijada y Alfredo Castañeda Hernández hablaron del proyecto que pone a la máxima casa de estudios y a sus profesores en el nivel internacional trabajando a la par de investigadores reconocidos de instituciones de países con desarrollo de alta tecnología.

Murillo Quijada explicó que se contrató a un grupo de físicos que llevan ya varios años trabajando con el laboratorio de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, comúnmente conocida como CERN, para formar el grupo de investigación sobre altas energías. "Somos doctores formados en el extranjero y estamos colaborando allá directamente".

En reciente entrevista en un noticiero local, el académico dijo que este es un proyecto que encabeza el rector Enrique Fernando Velázquez Contreras y tiene que ver con el propósito de internacionalizar a la Universidad directamente al CERN, laboratorio que ha acogido muy bien a la Universidad de Sonora, una de las cinco mexicanas que ya están asociadas con este experimento.

Explicó que este proyecto involucra a otras áreas de la institución, pues se trata de un proyecto multidisciplinario que abarca, además de la física, estudios en lo que respecta a ciencias computacionales, electrónica, mecatrónica, divulgación de la ciencia, movilidad de estudiantes hacia Europa y otras cosas.

Alfredo Castañeda explicó que el Gran Colisionador de Hadrones es técnicamente un túnel circular que mide 27 kilómetros de circunferencia y básicamente lo que hace es acelerar partículas elementales –protones– a velocidades cercanas a la velocidad de la luz; los hace viajar en direcciones opuestas y los hace colisionar en un punto para provocar su desintegración, y cuando se desintegran producen otras partículas más fundamentales, que son los elementos que hacen la materia.

"El objetivo es básicamente encontrar cuál es el origen de la materia, cuáles son las partículas o fuerzas que rigen las interacciones entre las partículas elementales, y de esta manera entender cómo está conformado el universo", detalló al señalar que el primer resultado de este gran experimento se dio en 2012, luego de que por 40 años se había hablado de la existencia de esta partícula, conocida desde el 2012 como el Bosón de Higgs o como la partícula de Dios.

"Lo que es una realidad es que el Higgs y el mecanismo de Higgs juegan un rol central en lo que llamamos el modelo estándar de la física de partículas, que es el resumen de todo el conocimiento", añadió Murillo Quijada mientras explica también que esto es conocimiento muy básico, pero es lo fundamental para la continuidad del avance y el desarrollo tecnológico en el mundo.

Los investigadores establecieron que alrededor de este proyecto de carácter mundial hay un gran campo de investigaciones, de intereses, de proyectos en todas las áreas, como podría ser la medicina y el estudio de enfermedades como el cáncer y otras.

De esta investigación, añadieron, seguro se derivará una gran cantidad de ideas, proyectos, "son muchas cosas, muchas áreas, es el desarrollo del supercómputo, la tecnología del supercómputo; el internet surgió del CERN como una simple iniciativa entre los físicos para comunicarse", puntualizó Javier Murillo, quien además mencionó a algunos docentes precursores de esta línea, como son los investigadores Daniel Tapia y Marcelino Barbosa, entre otros iniciadores de la ahora Academia de Altas Energías del Difus.