Lunes, 11 2017 Diciembre

 

Reconoce la CONANP la investigación con tiburones hecha por Oscar Sosa Nishizaki

05-Diciembre-2017

“Uno de los retos más grandes a los que se enfrenta México es que, por un lado, tenemos estrategias de conservación en nuestras áreas naturales, pero por otro lado está la pesca comercial. Si nosotros pensamos de una manera más horizontal, es decir, trabajar en conjunto academia, gobierno y sector pesquero, seguramente las acciones de conservación tendrán mayor éxito”.

Lo anterior lo indicó el Dr. Oscar Sosa Nishizaki, investigador del Departamento de Oceanografía Biológica del CICESE, quien fue reconocido por la Comisión Nacional de áreas Naturales Protegidas (CONANP), “por su trabajo y trayectoria de investigación enfocados a la generación de conocimiento y a la protección de distintas especies de tiburones en áreas naturales protegidas”.

La entrega del reconocimiento al Dr. Sosa ocurrió el 1 de diciembre en el marco de la celebración “100 años conservando el patrimonio natural de México, a través de las áreas Naturales Protegidas”, donde Marisol Torres Aguilar, directora de la Reserva de la Biósfera Isla Guadalupe, afirmó que el desafío ambiental más inminente que tenemos como población humana es la conservación de la biodiversidad del planeta.

Por ello, la CONANP, a través de la Dirección Regional Península de Baja California y Pacífico Norte y teniendo como anfitriona a la Reserva de la Biosfera de Isla Guadalupe, reconoció los grandes aportes a la generación de conocimiento que ha realizado el Dr. Sosa durante su trayectoria en el CICESE, donde ha estudiado y ha dirigido numerosas tesis relacionadas con diferentes especies de tiburón, incluido el gran tiburón blanco.
En su presentación, El Dr. Sosa compartió algunas de las acciones que se realizan, tanto en el Laboratorio de Ecología Pesquera como en campo, para entender la biología y ecología de esta especie en aguas mexicanas.

“En México tenemos prácticamente todo el ciclo poblacional del tiburón blanco. En Isla Guadalupe hemos encontrado adultos y hembras; en Bahía Sebastián Vizcaíno, hembras mamás de los juveniles, de los cuales aproximadamente 71 por ciento son hijos de hembras de Isla Guadalupe. Por ello tenemos una gran responsabilidad como país con la conservación de esta especie”

El Dr. Sosa comentó que los trabajos con tiburón blanco los iniciaron en 2002, cuando el biólogo John O'Sullivan del Monterey Bay Aquarium Research Institute (MBARI) encontró un basurero de cabezas de tiburón en Guerrero Negro. En dos años se recolectaron más de 30 mil cabezas de la especie y se realizaron dos trabajos de tesis donde se descubrió que no solamente eran tiburones adultos, sino también juveniles.

“Con la información recabada de la tesis de Omar Santana (2006) publicamos el primer capítulo de un libro donde hablamos de la captura incidental del tiburón blanco en la región de Bahía Sebastián Vizcaíno. En Isla Guadalupe empezamos a trabajar hasta 2008, cuando la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe nos solicitó realizar un estudio base para su monitoreo. Lo que hicimos fue, desde un punto muy alto, observábamos cómo era la interacción de los tiburones con los buzos. Y creemos que este estudio ayudó a que el Senado de la República dejara de presionar a la CONANP para que demostrara que el buceo con tiburones no afectaba el comportamiento del tiburón o la vida y seguridad de los pescadores de la región”, compartió el Dr. Sosa.
En 2013 realizaron marcajes satelitales de tiburones en la isla en colaboración con el Dr. Michael Domeier; esta actividad fue transmitida en un programa de televisión llamado Shark Week, de Discovery Channel.

“Actualmente estamos realizando marcaje acústico satelital en Bahía Sebastián Vizcaíno, donde además trabajamos en talleres con los pescadores, platicándoles acerca de la pesca incidental y hemos tenido muy buena respuesta. Porque cuando trabajamos juntos podemos tener mejores resultados y en México tenemos grandes aprendizajes, por ejemplo en el Alto Golfo de California con los problemas entre la pesca y la conservación de la vaquita marina; si aprendemos de este tipo de experiencias podremos coadyuvar en la conservación del tiburón blanco”, señaló el investigador del CICESE.

Agregó que el reconocimiento hacia su trabajo lo motiva y emociona. Sin embargo, se considera un soldado científico, es decir, hace lo que tiene que hacer por su país. “Mis antecedentes familiares me han enseñado que tengo una gran responsabilidad con mi país. Considero que estoy donde me corresponde estar haciendo ciencia, y eso ha sido mi motivo. La formación de recursos humanos es otro gran motivo que me estimula a continuar con mi trabajo”, finalizó el Dr. Sosa Nishizaki.